Las tácticas de Monsanto para ocultar potenciales vínculos entre el glifosato y el cáncer

monsanto

Correos electrónicos recientemente develados muestran que el gigante de la agroindustria Monsanto participó en varias actividades encaminadas a socavar y ocultar potenciales relaciones de tipo causa-efecto entre el glifosato (el ingrediente activo del herbicida Roundup) y el cáncer. Estos documentos revelan los planes y tácticas de la compañía.

Táctica 1: Desacreditar estudios independientes. En 2015, la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC) clasificó el glifosato como carcinógeno, Grupo 2A (probable carcinógeno en la clasificación de la OMS). Ante ello, Monsanto no sólo cuestionó las conclusiones de este estudio sino que atacó la credibilidad de la IARC, afirmando que había caído presa de un “sesgo provocado por la agenda”. El epidemiólogo Francesco Forastiere, miembro de la IARC, explicó: “Simplemente actuamos como científicos, evaluando el cuerpo de evidencia, de acuerdo a los criterios científicos”.

Táctica 2: Fabricar ciencia falsificada. La revelación más preocupante es que Monsanto discute en la intimidad la fabricación de estudios científicos falsos para minimizar los efectos negativos del glifosato. William Heydens, un alto ejecutivo de Monsanto, sugirió que la empresa podría reducir los costos escribiendo artículos científicos y pagando a académicos para “editar y firmar con sus nombres”. Los correos electrónicos revelan que para divulgar estos estudios recomendó contactar a la revista científica Critical Reviews in Toxicology, tal como se había hecho en el pasado.

Táctica 3: Crear y financiar organismos propios de evaluación. Monsanto ha cuestionado la independencia y transparencia del panel consultivo científico (denominado en inglés SAP) de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de E.U.A. El objetivo de la multinacional es desacreditar sus recomendaciones sobre la peligrosidad del glifosato. De forma paralela a esta campaña de desprestigio, Monsanto creó su propio “panel de expertos” en julio de 2015 compuesto por 16 integrantes, algunos de ellos científicos y otros lobistas. Solo cuatro de ellos nunca fueron empleados o consultores de Monsanto. A pesar de ello, este panel de expertos se llama a sí mismo “panel independiente”.

Fuente: con información de Nation of Change https://goo.gl/W32yZP

Email this to someonePrint this page
Monsanto